Nueva regularización poco beneficiosa para los inmigrantes

El gobierno tailandés, ha lanzado este año una ofensiva con la intención de regularizar a todos los trabajadores inmigrantes residentes en Tailandia. Durante años, la inmensa mayoría de trabajadores inmigrantes han estado en situación irregular, sin papeles y sin derechos. Pero lo que parecía un acierto en las políticas de inmigración y regularización de trabajadores, se ha convertido en un auténtico calvario para miles de inmigrantes, que se han visto forzados a abandonar sus empleos para volver a su país y conseguir sus documentos de identidad con los que podrán ser regularizados. Hasta aquí todo parece correcto.

Durante años, la inmensa mayoría de trabajadores inmigrantes han estado en situación irregular, sin papeles y sin derechos.

El problema surge cuando el periodo de regularización es tan escaso que no es posible cumplirlo. Un éxodo masivo ha colapsado las fronteras y la economía tailandesa se está viendo afectada por la falta de mano de obra barata que cubrían estos inmigrantes económicos que se han visto obligados huir de nuevo, esta vez del país que les ha acogido durante años. La dureza desproporcionada en las sanciones aplicables a todo aquel que no esté regularizado han provocado una estampida sin precedentes que afecta gravemente a la economía del país y a miles de familias que se encuentran sin dinero, sin papeles y sin hogar. Para haceros una idea, las sanciones van desde los 20.000THB unos 500€ a 6 meses de prisión para los infractores que no puedan pagar la multa. Teniendo en cuenta que el sueldo medio de un trabajador birmano en Tailandia no supera los 2€/día, se hace realmente imposible hacer frente a dicha sanción, y ante la perspectiva de encarcelamiento, la estampida ha sido masiva.

La economía tailandesa se está viendo afectada por la falta de mano de obra barata que cubrían estos inmigrantes económicos que se han visto obligados huir de nuevo.

El gobierno tailandés, superado por las circunstancias, ha tenido que dar marcha atrás y rectificar, otorgando un periodo de gracia de 6 meses que sigue siendo claramente insuficiente para regularizar a los más de dos millones de inmigrantes que viven y trabajan en Tailandia. Este cúmulo de despropósitos nos da una clara idea de la falta de preparación e ineptitud de la junta militar que gobierna Tailandia desde que tuviera lugar el golpe de estado en 2014 que derrocó al gobierno democráticamente elegido.

Lo que podría haber sido una oportunidad para dotar de derechos y cobertura legal a un colectivo tan numeroso y necesario para la economía tailandesa como son los inmigrantes birmanos se ha convertido en un problema aún mayor, ya que han conseguido paralizar a casi todos los sectores estratégicos del país. Los trabajadores birmanos son los que no sirven las comidas, limpian las habitaciones y construyen los resorts a los que vamos de vacaciones, son la columna vertebral de la industria pesquera tailandesa, los brazos que trabajan los campos de cultivo y las manos que confeccionan las prendas en las fábricas textiles.

Los trabajadores birmanos son los que no sirven las comidas, limpian las habitaciones y construyen los resorts a los que vamos de vacaciones.

Algunos colegios han tenido que cerrar por falta de profesores, y aunque afortunadamente ninguno de nuestros centros se ha visto afectado, la burocracia, corrupción institucional y lentitud en la expedición de visados nos incita a pensar, que cada vez será mas difícil cubrir las plazas necesarias para ofrecer una educación adecuada a nuestros alumnos. Esperemos que el sentido común se imponga y los cambios en la legislación se apliquen de manera ordenada y sirvan para dotar de mas derechos a los trabajadores inmigrantes que residen en Tailandia.

Algunos colegios han tenido que cerrar por falta de profesores.

Desde Colabora Birmania aplaudimos la medida, pero no la operativa de aplicación, confiamos en que el caos provocado haga reflexionar al gobierno y aplique las acertadas políticas de inmigración de manera ordenada, ya que aplicadas correctamente supondrán una importante mejora en las condiciones laborales de este colectivo, largamente explotado.

Fundación Colabora Birmania ​​ · G-87136826 · Concepción Jerónima 22, 28012, Madrid · Espacio cedido por la agencia BtoB · © 2015 Colabora Birmania

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR