Minas terrestres: la amenaza oculta de Myanmar

Hace dos años, Kyar Yin se encontraba en la selva cerca de su aldea recogiendo bambú para venderlo cuando pisó sobre una mina anti-persona. Solo y con su pierna izquierda destrozada, el campesino de 56 años se vio obligado a tomar una decisión drástica.
“Me acomodé en el suelo, saqué mi machete y comencé a cortarme la pierna” dijo. “Me dolía mucho, pero continué cortándome la carne destrozada, no tenía otra opción mas que cortarme la pierna ya que de no hacerlo sabía que iba a ser mucho peor”
Aung Chan Thar, la aldea de Kyar Yin cerca de la ciudad de Kyaukky, en el este de Myanmar (en el estado Kayin), fue hace unos años la primera línea de un amargo conflicto, la guerra civil mas duradera de la história contemporánea  entre la Karen National Union (KNU) y el ejército birmano.
Las minas terrestres han sido un arma de elección para ambos lados y la selva alrededor de Aung Chan Thar está llena de ellas. Cada vez que los aldeanos entran en el bosque, son conscientes del peligro que corren sus vidas, una situación a la que se enfrentan millones de aldeanos en las fronteras étnicas con cicatrices marcadas por el conflicto que asola a Myanmar desde que la junta militar tomara el poder en 1964 .
Cientos de personas por toda Birmania son víctimas cada año de esta arma oculta. Según el Monitor de Minas Terrestres, Myanmar es el tercer peor país del mundo por las bajas anuales provocadas por las minas terrestres. Hubo al menos 3.745 víctimas reportadas entre 1999 y finales de 2014, aunque se cree que la cifra real podría ser mucho mayor.
Hoy Kyar Yin le daría otro uso a su machete. “Si me encuentro con la gente que me hizo esto los mataría con mi propio machete” dice mientras se apoya contra un árbol para aliviar el peso de su prótesis de madera.

CINCO PIERNAS ENTRE 6 PERSONAS

Kyar Yin no es el único mutilado por las minas terrestres: seis miembros de su familia, incluido él mismo, también han resultado heridos. Entre todos tienen cinco piernas. El hermano de Kyar Yin, Kyar Khin, estaba en la jungla con su esposa recogiendo bambú cuando pisó una mina. Perdió ambas piernas. “Recuerdo que estaba lloviendo, y había mucha sangre”, dice. “Mi esposa se puso a mi lado y cubrió mi mitad inferior con una manta.”
Los hombres suelen ser las víctimas más comunes de las minas terrestres alrededor de Aung Chan Thar porque son normalmente los que trabajan en el bosque. Kyar Khin, padre de cuatro hijos, ahora lucha por mantener a su familia. “Mi esposa es la que está manteniendo a la familia en este momento”, dice. “Recoge hojas y las vende. No es suficiente… A veces, hago canastas de bambú, puedo ganar 500 kyats ($ 0.42) al día. Con el dinero sobrante, compro mi medicina.
El primo de KyarKhin, Ngwe Yin, fue la primera víctima de minas terrestres de la aldea hace 40 años. De pie en el campo de bambú donde perdió su pierna derecha, señala el lugar donde se lesionó y recuerda cómo cuando su madre y su tía vinieron a ayudarle. También  fueron víctimas de las minas terrestres. “Mi tía perdió ambas piernas y mi madre sufrió graves heridas en el abdomen y la cara”, dice. Desde su lesión, dice que 20 personas han muerto y 12 más han quedado discapacitadas por minas terrestres en una aldea  con tan solo 700 habitantes.

SITUACION AVIVADA POR EL CONFLICTO

Kyar Yin, Kyar Khin y Ngwe Yin culpan a la Karen National Union (KNU) de las minas terrestres que les mutilaron. Acusan a la KNU de no sólo poner minas terrestres en el conflicto con el Tatmadaw, el ejército de Myanmar, sino también para proteger los árboles de teca que no querían que los aldeanos cortaran y vendieran como castigo por no pagar el impuesto revolucionario.
Un portavoz de KNU dijo que tanto este ejército como el Tatmadaw habían colocado minas terrestres en el área. Sin embargo, negó que el grupo haya utilizado minas para proteger los árboles o como un castigo contra los aldeanos.
Los conflictos armados étnicos de Myanmar están en el centro de la cuestión de las minas terrestres, y hay muchas esperanzas de que todos los grupos armados étnicos firmen el acuerdo nacional de alto el fuego del fuego.
“Si todos los interesados firman el acuerdo de alto el fuego, entonces la cuestión de las minas terrestres será automáticamente incluida”, dijo el líder de la Liga Nacional para la Democracia, Tin Oo, a Myanmar Now. “Tenemos muchas esperanzas durante este gobierno que la cuestión de minas terrestres se resuelva”.

¿CUANDO SERÁN RETIRADAS?

Las ONG internacionales están listas para iniciar el proceso de limpieza de las minas terrestres, pero hasta la fecha no se ha eliminado oficialmente una sola mina.
Ingeborg Moa, director interino de la agencia noruega People’s Aid, dijo antes de que Myanmar comenzara su transición democrática en 2011, ni siquiera podría usar la frase “minas terrestres” cuando habla con funcionarios gubernamentales. “Prefiero hablar de” amenazas a la vida y la salud “como una especie de código-palabra para estos peligros”, dice. “Esto ha cambiado completamente, y tanto las autoridades como las diferentes organizaciones étnicas armadas están ahora dispuestas a discutir abiertamente con nosotros sobre las minas terrestres y los problemas de retirada de las minas”.
Norwegian People’s Aid ha llevado a cabo amplias encuestas para tratar de recabar información sobre dónde se pueden ubicar las minas terrestres, pero no se ha dado luz verde para llevar a cabo las encuestas técnicas que localizarían específicamente los dispositivos.
Moa dice que los avances ya logrados en el logro de la paz – ocho grupos armados que firmaron la NCA en octubre del año pasado – son suficientes para iniciar los procedimientos de desminamización.

IMPACTO DE LARGA DURACIÓN

Para los aldeanos en el municipio de Kyaukkyi, cuanto antes suceda algo mejor. Dicen que las minas terrestres no solo causan pérdidas físicas, sino también daños psicológicos duraderos.
En el pueblo de KawtByinn, Ngwe Yee, de 31 años, ofrece asesoramiento a las personas con discapacidad. Tenía 21 años cuando, en noviembre de 2004, llevaba comida a sus padres en el bosque y su bicicleta golpeó una mina terrestre. Perdió su pierna derecha. Ella dice: “La mayoría de las personas (con discapacidades de minas terrestres) sólo se quedan en casa; Normalmente no salen y trabajan porque están deprimidos. Muchos de los hombres se convierten en alcohólicos. “Así que le digo a las chicas: ‘Vamos a salir, esto no es vergonzoso. Podemos salir juntos y podemos participar en actividades sociales “.
Ngwe Yee está afrontando la situación con valentia. La mina no sólo destrozó su pierna sino también sus sueños de dirigir su propia tienda. “Ahora ya no tengo un sueño, porque no puedo hacerlo”, dijo, sentada fuera de la casa de sus padres, con lágrimas en los ojos. “Aunque no me siento muy bien, no puedo mostrar esto a otras personas con discapacidad porque se supone que debo ayudarlas. Necesito estar fuerte delante de ellos. ”

By David Doyle, Mizzima  Traducido por Javier Garcia (Colabora Birmania)

Fuente: http://www.burmalink.org/landmines-myanmars-hidden-menace/#iLightbox[gallery10047]/null

Fundación Colabora Birmania ​​ · G-87136826 · Concepción Jerónima 22, 28012, Madrid · Espacio cedido por la agencia BtoB · © 2015 Colabora Birmania

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR